En Industria Musical compartimos esta nota ‘Los instrumentistas en medio de la pandemia: alternativas para hacer dinero’ de Martin Velasco, Abogado especializado en Propiedad Intelectual y músico aficionado.

El inicio del 2021, desafortunadamente, sigue presentándose como una época difícil para los instrumentistas: intérpretes, músicos de sesión, de banda, coristas que, antes de que llegara la pandemia, obtenían buena parte de sus ingresos al tocar en vivo en lugares de entretenimiento (bares, restaurantes, eventos) o girando con artistas de renombre.

Con el COVID-19 mostrando los dientes ante cualquier intento de reunión de personas, y viendo los retrasos del proceso de vacunación masiva, el regreso de la oferta de música en vivo y conciertos que teníamos antes de la pandemia parece estar aplazandose, por lo menos, hasta 2022 (espero equivocarme y que los conciertos vuelvan antes).

En este contexto, quiero llamar la atención de los instrumentistas sobre las ventajas que podría traerles hacer la inversión (de esfuerzo, tiempo y dinero) de afiliarse a una sociedad de gestión colectiva de intérpretes, como fuente de ingresos. Si bien esta solución no es novedosa, nunca sobra recordar las ventajas que puede traer.

Los instrumentistas y las sociedades de Gestión Colectiva.

Muchos de estos instrumentistas/intérpretes, que hoy tienen suspendida esa parte de su ingreso que encontraban en los toques en vivo, han trabajado como músicos de estudio o de sesión. Ellos ofrecen su tiempo y experticia para grabar secciones instrumentales en estudio, las cuales forman la columna vertebral de los lanzamientos que, tiempo después, podrían explotar como hits virales (gracias a factores de difusión de música como TikTok). 

En términos legales, las secciones instrumentales que aportan estos músicos en las grabaciones se llaman “Interpretaciones”, y, por orden expresa del artículo 173 de la Ley de Derechos de Autor y Conexos (Ley 23 de 1982) estos (siempre) tienen derecho a recibir una remuneración por la comunicación pública de dichas interpretaciones grabadas. La comunicación pública, en palabras muy cortas y poco específicas, son las sonadas que tiene una grabación musical en espacios abiertos al público.

Entonces, las canciones donde estos instrumentistas graban sus interpretaciones podrían sonar en radio, televisión y en establecimientos de comercio en Colombia o en otros países, que siguen funcionando durante la pandemia (televisión, radio, supermercados, peluquerías, restaurantes, hoteles, etc.

Las sociedades de gestión colectiva de intérpretes musicales y productores fonográficos en Colombia y en otros países cobran a los comerciantes la mencionada remuneración por comunicación pública, y la distribuyen entre los productores fonográficos, entre los intérpretes y entre sociedades homólogas de otros países. La distribución se hace según parámetros basados, entre otras cosas, en el número de sonadas, generando un ingreso mensual periódico a todos estos instrumentistas. No es obligatorio inscribirse a una sociedad específica como ACINPRO (la única sociedad activa en Colombia en la actualidad), pues es posible inscribirse en sociedades de otros países. 

Es así como un guitarrista, pianista o corista, que participe en una grabación de una canción que se viralice y logre varias sonadas en la radio, y en espacios públicos, tendría derecho a reclamar su parte de la remuneración equitativa ante su sociedad de gestión colectiva de manera periódica, logrando un ingreso de dinero. 

Generalmente, estas sociedades cobran una cuota de afiliación y tienen requerimientos en cuanto a documentos de inscripción que resultan tediosos de recolectar. Sin embargo, considero que es una inversión que vale la pena hacer (si pudiste invertir un buen dinero en tus instrumentos y tu equipo, vale la pena hacerlo en esto). Más aún,+ en una época donde viralizadores como TikTok pueden disparar la difusión de una grabación en la que un instrumentista haya participado como intérprete. 

Y así sin que te des cuenta, el solo de trompeta o los coros que grabaste en una sesión, pueden estar disparados, viviendo su mejor hora en la radio, en la televisión y en los espacios públicos, generando un dinero que podrías estar cobrando como intérprete. 

RECOMENDADO LEER: ¿QUÉ IMPLICACIONES LEGALES HAY ENTRE LAS MARCAS Y LAS LETRAS DE LAS CANCIONES?

Copy link
Powered by Social Snap