Son tres puntos de vista distintos los que confluyen en el reiterado tema de SAYCO y el cobro que se ejecuta por la realización de eventos que comprendan ejecución pública de obras musicales: La de los artistas, la de los empresarios y la de SAYCO como sociedad de gestión colectiva. 

Los empresarios, por su parte, tienen altos costos operativos y las tarifas por derechos de autor son uno más de ellos, por lo cual, y como es apenas razonable en un lógica empresarial, quieren pagar lo estrictamente necesario. Los artistas, como es propio, esperan el reconocimiento de sus regalías derivadas de la ejecución pública de la obra que les pertenece. Y SAYCO, por su parte, si bien es una entidad sin ánimo de lucro, debe mantener su operación y, sobre todo, pagar a sus directivos mensualmente el salario por su labor.

Ante este panorama y con intereses que, bajo ciertas circunstancias pueden ser contrapuestos, regresa cada tanto la problemática del cobro que realiza SAYCO a los promotores de eventos. En días pasados y extendiéndose por casi un mes, se discutió fuertemente el tarifario de eventos virtuales y porcentajes de cobro que había establecido SAYCO. Discusiones que se dieron en escenarios tanto privados como públicos, con la participación de actores relevantes de la industria como IPEE, el Cluster de Música de la Cámara de Comercio de Bogotá, la DNDA, el Ministerio del Interior, Procuraduría General de la Nación, entre otros.

Después de que se abordaran asuntos como: las plataformas digitales en las cuales se realizaría un cobro de eventos virtuales; qué era Latin Autor; los cobros de eventos virtuales gratuitos o de donación; los sistemas de medición de visualizaciones de los eventos virtuales; la tarifas establecidas en los manuales tarifarios, entre otros, se llegó a un acuerdo entre promotores y SAYCO en el que se fijó un porcentaje base de cobro del 3% para productores permanentes y 5% para productores ocasionales, todo de lo cual nos quedan varias claridades jurídicas que son importantes de resaltar.  

  • SAYCO legalmente puede establecer el precio base de negociación para los cobros por derechos de autor por ejecución pública de obras musicales, toda vez que es una entidad de derecho privado que tiene la administración de los derechos de los autores y compositores, por lo cual libremente puede decidir cuánto cuesta la autorización que emite para la utilización de las obras musicales de estos últimos.
  •  La tarifa que efectivamente pagará el promotor del evento por la ejecución pública de una obra, en todo caso, deberá ser concertada entre este y SAYCO, ya que es una obligación legal hacerlo para impedir imposiciones injustas en contra de una de las partes.
  • Los artistas que realicen eventos virtuales de su propio catálogo, entendido como el catálogo del cual son propietarios en un 100%, no serán objeto del cobro por parte de SAYCO.

Finalmente, es necesario mencionar que el acuerdo al que se llegó se mantendrá hasta el mes de marzo de 2021, luego de lo cual posiblemente volveremos a situación en la que algunos promotores de eventos tienen una mejor posición que otros en la negociación de las tarifas; Además, en el país todavía no contamos con otra sociedad de gestión colectiva diferente a SAYCO para el recaudo de las regalías de ejecución pública, lo que los mantiene en una posición favorable y dominante de las condiciones propias de la relación entre ellos y los artistas y promotores de eventos. 

¿Será necesaria otra sociedad de gestión colectiva para mejorar las condiciones actuales en materia de regalías por ejecución pública?

Foto de Tommy Lopez en Pexels

Copy link
Powered by Social Snap